Mindfulness y MBSR, aprender a leer y escribir el presente con Andrés Martín Asuero

Hoy en día hasta los perros van al psicólogo. Continúa leyendo Mindfulness y MBSR, aprender a leer y escribir el presente con Andrés Martín Asuero

Madre rica, madre pobre… con Angélica Olvera

Recientemente he vuelto a disfrutar de la película “El Príncipe de las Mareas” (The Prince of Tides). Como reza en la carátula del DVD: “una historia sobre los recuerdos que nos obsesionan y la verdad que nos hace libres”. Es un film muy apto para psicólogos y resto del personal que disfrutan sumergiéndose en las profundidades del alma humana. Nos habla de la grandeza de la vida a partir de un intento de suicidio. Nick Nolte y Barbra Streisand se convierten en iconos en el paisaje de Nueva York y las playas del sur al abrigo de una cálida banda sonora (de James Newton Howard).

“La vida es un entramado de sueños. La naturaleza de los sueños es que se realizan. La naturaleza de la ilusión es que no se cumple” (Angélica Olvera).

Continúa leyendo Madre rica, madre pobre… con Angélica Olvera

Freud, Platón y Warren Buffett I

La psicología tiene varias corrientes según el enfoque con que aborde el objeto de estudio, esto es, la persona, y el modo de estudiarla. Simplificando mucho, podríamos decir que hay una rama más “oficialista”, la cognitivo-conductual, que se fija sólo en lo observable directamente, lo exclusivamente científico, el rigor teórico, lo cuantificable… y otra rama más alternativa, la humanista, que tiene una visión más amplia y más profunda de la persona (aunque bien es verdad que en algún caso corre el riesgo de quedarse en las nubes). En esta última línea se incluye el psicoanálisis, Gestalt, terapias corporales, sistémicas, transpersonales…

Uno de los ámbitos en los que se centran muchas de las líneas humanistas en psicología es la motivación. Qué es lo que mueve en el fondo a las personas a comportarse de una manera y no de otra. Abrahan Maslow, Carl G. Jung y Erich Fromm hablan bastante de esto. Continúa leyendo Freud, Platón y Warren Buffett I