Si los chinos tuvieran canción del verano

 

En psicología social vemos cómo a lo largo del tiempo y del espacio las sociedades varían en torno a un contínuum que va desde las más individualistas, dígase América del Norte, a las más colectivas, como China. Los psicólogos han estudiado mucho este tema y hacen cosas muy raras para fundamentar sus teorías. Por ejemplo, estudiaron cómo percibían un mismo objeto las personas, según pertenecieran a sociedades individualistas o colectivistas. El resultado de la investigación mostró que las primeras tendían a observar en función de las figuras en sí y las segundas en relación al todo. Concluyeron que la cultura, la sociedad influye en la manera de percibir que tiene cada individuo.
Ambos modelos tienen sus ventajas e inconvenientes: en teoría, en unas las personas son más libres pero son más vulnerables si hay contratiempos, y en las otras, sacrifican su individualidad pero están más arropadas aunque también condicionadas. Unas se identifican con la competitividad y las otras con la colaboración. Ninguna es mejor que la otra (EEUU y China son las dos primeras potencias mundiales actualmente) ni tampoco es que las sociedades se localicen en los extremos del contínuum.

US dollar & Chinese yuan

Las sociedades mediterráneas y del centro y sur de América siempre han presumido de tener entre sus principales valores a la familia. En un punto son colectivistas. Aunque en los últimos años hemos tendido hacia el modelo anglosajón más egocéntrico. También hacia un modelo más urbano, global y tecnológico frente a un pasado más rural, local y de supervivencia
Y ahora viene la crisis y parece que se avecina el fin del mundo.
Permitidme que vuelva a hacer referencia al aforismo de Paul Watzlawick en su libro “El arte de amargarse la vida” sobre los austriacos: “la situación es desesperada pero no seria”. Como decía en un artículo anterior, me gustan las películas tipo Mediterráneo, La vida es Bella… porque rezuman este aforismo a través de las estampas, la música, y las virtudes y defectos de los personajes. Todo humanidad.
Y ahora viene la crisis y la situación aparece tremenda, urgente… y no digo que no lo sea. Aunque no se nos puede olvidar ese punto de humanidad, de que no somos perfectos, de que incluso nuestras vicisitudes nos hacen más humanos. De que no todo es dinero, competitividad, problemas… quizás hemos perdido el norte y todo es más sencillo, no tan cuadriculado. Raimon Panikkar decía que se nos ha olvidado confiar en la vida.
Hace unos años al llegar el verano sólo se oía la nueva canción de Georgie Dann y hoy en día sólo se oye hablar de economía, de trapicheos de los políticos, del paro, de deudas y de la prima (con record olímpico incluido).
Menos mal que a alguien le ha dado por recordarnos que la vida es para ser felices sin negar que lo estamos pasando mal.
A ritmo de reggae canta a los cuatro vientos que no todos los caminos llevan a Roma. Que hay cuatro caminos: uno va a despertar, a lo que uno ha querido y no ha podido alcanzar. Este camino suele ser el más difícil de conseguir porque hay que tener un punto de locura y de ingenuidad. En los otros tres vamos con la gente. Pero en el fondo: qué más da. Pase lo que pase lo importante somos nosotros. Y si nos equivocamos, pues volvemos a empezar. Así de simple. Que la vida es para ser feliz y hay que seguir adelante. La vida es una aventura, un lugar maravilloso. La vida es generosa. Qué más da lo demás.

“La situación es desesperada, pero no seria” (Imagen de “La vida es Bella”).

Este último párrafo es un resumen de una canción de Alejandro Abad, el mérito es sólo suyo. Se titula “Todos los caminos no llevan a Roma” aunque él la llama “El himno del optimismo”. Seguro que a Emilio Duró le gusta mucho. Es la canción del verano 2012. Otra perla que añade a su amplio currículum (millones de discos vendidos como cantautor; más de mil canciones compuestas, muchas interpretadas por grandes artistas como Bisbal, Paulina Rubio, David Civera… canciones como “Mi música es tu voz” de Operación Triunfo, “Eres mi debilidad”, “Que la detengan”… ;muchos premios, triunfos en festivales importantes como la OTI o Eurovisión y pionero en la producción y la empresa de la música).
Propongo que sustituyamos el aburrido sonsonete económico-político del verano por la alegría de esta canción (haz click en el vídeoclip, arriba).

La vida es apasionante, descubre tu suerte
Lucas MacHouse
(www.psicologiadelabolsa.com)

Publicado por

Lucas Machouse

Soy Lucas MacHouse, psicólogo y un estudioso de la Bolsa. Ambas facetas me apasionan. Y aunque a primera vista puedan parecer irreconciliables las emociones, lo subjetivo, lo profundo… de la persona con la frialdad, lo superficial, lo cuantificable de los números y el dinero, la conexión entre ellas es amplia y rica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *