nuevo año en psicologia de la bolsa

Buenos Propósitos para el Nuevo Año

Música de fondo: Prefiero vivir presente, de Manuel Carrasco:

Hay que seguir adelante,
a volver a remangarse,
Y a tirar como se puede…
Nadie me enseño el camino
entre tanto desatino (…)

Un nuevo año, una nueva oportunidad.

Por estas fechas, lo más es comenzar el año haciendo una lista de buenos propósitos: apuntarse al gimnasio es ya un clásico.

Por muy moderno (cool o frikie) que nos parezca, esta costumbre no es nada nueva. La cultura hebrea ha popularizado desde la noche de los tiempos un concepto muy elaborado sobre este tema. Ellos lo llaman el “Tikún” (o Tikún Olam). Significa “reparar el mundo” y tiene que ver con el ámbito de la justicia social. En el contexto de la Cábala, los practicantes, a través de sus acciones,  pueden participar en el tikún olam,  reparando el Universo y la Humanidad como parte de la Creación Divina. Pues viendo como está el patio, ¡anda que no tiene trabajo esta gente! Parece que el final del mundo tan anunciado tarda en llegar, algo habrá que hacer mientras tanto.

Este concepto de Tikún ha sido utilizado también por otras corrientes alternativas dándole un ámbito centrado más en las personas. Todo aquello que nos incomoda en la vida, que supone una dificultad, sería nuestro Tikún, y nuestro trabajo consistiría en corregirlo. Lo bueno de este planteamiento es que no se queda en lo abstracto. Qué va, tu Tikún tiene que ver con tu dinero, tu salud, tus relaciones, tu familia, tus amistades…  Y realmente esconde un tesoro: dejar el papel de víctimas y poner intencionalidad en nuestras vidas.

Viene aquí a colación una sentencia de Thoreau desde su retiro en la laguna de Walden: “Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentarme sólo a los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que la vida tenía que enseñar, y para no descubrir, cuando tuviera que morir, que no había vivido”. Este enfoque de la vida es un estandarte para los practicantes de Mindfulness o Atención Plena: vivir con intención, el presente y sin juicios.

Pongámonos pues a trabajar nuestro Tikún del dinero, que en definitiva tiene que ver con trabajar nuestra forma de vida personal y social.

El primer punto a tener en cuenta es saber cuál es nuestra situación real, cuales son o queremos que sean nuestros activos y pasivos. Este tema da para mucho por eso espero desarrolarlo próximamente contando con la ayuda de Kiyosaki, Aitor Zárate y los abuelos de Valdejeña, en Soria.

La magia del equilibrio.

Para empezar partimos de cuáles son nuestros ingresos.

Por supuesto, los gastos no deben superar, en general, a los ingresos. Dicho esto tenemos que tener claro en qué se materializan nuestros gastos y si realmente son asumibles. Aunque hablar de gastos es un concepto muy vago ya que no es lo mismo gastar en comer que en comprar cromos. Por eso es importante que distingamos entre gastos fijos y obligatorios como el pagar la hipoteca o el alquiler de la casa, préstamos adquiridos, seguros, impuestos…; Otros gastos variables aunque también necesarios como la comida, la luz, el gas, agua, teléfono, ropa, farmacia, educación de los hijos, transporte, mascotas…; y finalmente, gastos superfluos como salir a comer fuera, jugar a la lotería, ir al  cine… Dando un repaso a nuestros gastos y corrigiendo su flujo estamos reorientando nuestra propia vida. Empezamos a vivir deliberadamente.

Distribución mensual modelo, extraido de la aplicación “mi presupuesto”.

Pero esto no es todo. Hasta aquí tendríamos el día a día. Aún hay más. Podemos plantearnos unos objetivos de vida: comprar una casa, un coche, hacer un viaje, montar una empresa, crear un proyecto solidario… Si somos realistas, debemos obtener el dinero destinado a estos proyectos del superábit mensual. Lo demás son ilusiones de que un día el dinero aparecerá por arte de magia en nuestro bolsillo.

Un par de observaciones generales muy útiles: es aconsejable ahorrar al menos un diez por ciento cada mes y tener como remanente para posibles imprevistos lo correspondiente  a dos o tres (hay quien dice seis) meses de nuestra nómina.

Aplicación "Mi presupuesto", muy completa y gratuita.
Una de las ventanas de la aplicación “mi presupuesto”, ¿a que es completa?

Gestionar nuestro dinero, que en definitiva es gestionar nuestra energía, puede ser algo muy sencillo para muchas personas, incluso sin necesidad de utilizar calculadora, papel y lápiz. Para otras es muy complicado (Joan Antoni Melé en alguna ocasión ha dicho que mucha gente no sabe, no es consciente, en qué se le va el dinero cada mes). Por eso la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España nos “han puesto” este regalo de Reyes en su portal de Educación Financiera: Finanzas para Todos:  una aplicación gratuita, “mi presupuesto” en la que podemos llevar a la práctica de manera muy clara y eficiente nuestro “Tikún” personal. Podemos descargarla en nuestro ordenador o gestionarla on line. Es todo un descubrimiento. De hecho el planteamiento de “nuestro Tikún” que he desarrollado arriba está basado en esta aplicación, así que os invito a que la conozcáis, la uséis y la exprimáis, ya que da muchísimo de sí. Además incluye otras secciones como: “Chequee su salud financiera”, “El fondo de emergencia”, “la gestión del endeudamiento” o el imprescindible “el presupuesto personal” con interesantes lecciones.

Tenemos por delante un trabajo ilusionante. Más en estos tiempos de crisis.

Sólo me queda desearos un Próspero Año Nuevo en el que seamos ricos en recursos, tiempo y afectos.

Sigue la música de Manuel Carrasco:

(…) Prefiero decidir…
Prefiero despertar
Con ganas de seguir…
Prefiero estar presente (…)

La vida es apasionante, descubre tu suerte.

Lucas MacHouse

(www.psicologiadelabolsa.com)

 

 

 

 

Publicado por

Lucas Machouse

Soy Lucas MacHouse, psicólogo y un estudioso de la Bolsa. Ambas facetas me apasionan. Y aunque a primera vista puedan parecer irreconciliables las emociones, lo subjetivo, lo profundo… de la persona con la frialdad, lo superficial, lo cuantificable de los números y el dinero, la conexión entre ellas es amplia y rica.

Un comentario sobre “Buenos Propósitos para el Nuevo Año”

  1. interesantisimo articulo, que dada mi situacion de los ultimos dos meses me ha servido de mucho sobre como encarar mi tikun.se supera con creces en cada escrito, hay variedad y actualidad.mi enhorabuena y feliz año lleno de tikun.un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *